Logos Mecon SIDP Color 2

Industria y Desarrollo Productivo

El Portal con la información que necesitás

Industria y Desarrollo Productivo

El Portal con la información que necesitás

Guía de comunicación con perspectiva de género

Una reflexión en torno a los principios que guían esta exposición

(...) “Es necesario incorporar el lenguaje inclusivo y tener el deber de cambiar como sociedad. Los varones antes que nadie, porque fuimos responsables de que esa igualdad se quiebre, y hay que terminar con eso.”- Alberto Fernández (Presentación del Plan Nacional de Acción contra las Violencias por motivos de Género, 3 de julio de 2020)

Como las políticas públicas no son neutrales y, por el contrario, tienen un impacto concreto en la vida de varones, mujeres y otras identidades de género no binarias, su diseño, planificación, ejecución y evaluación son fundamentales a la hora de reencontrar esa igualdad anhelada. Así, entre los múltiples factores que obstaculizan su logro, aparecen prácticas culturales tan internalizadas que se tornan recurrentes, cotidianas y que, sin advertirlo, excluyen. Entre ellas, en primera fila, aparece el lenguaje.

Consideramos imprescindible reflexionar sobre nuestra comunicación. Bajo esta premisa surge la guía “Producir Igualdad”, resultado de una de las iniciativas del “Plan de Desarrollo Productivo con enfoque de género”.

Organizada a modo de instructivo, “Producir Igualdad” busca brindar pautas lingüísticas para colaborar en la erradicación de los estereotipos de género y en la prevención de la violencia contra las mujeres y las personas de identidades no binarias implicadas en el entramado de la producción. Lo hace tomando posición respecto del debate instalado en la academia, en los movimientos feministas y de la diversidad, en los medios de comunicación y en distintos espacios institucionales acerca de la importancia de comunicar a partir de un lenguaje que no excluya. Pero también reparando en las resistencias que aún, en algunos ámbitos, conlleva la incorporación de variantes de este lenguaje como el uso de la “x” o la “e”. En este sentido, este insumo provee estrategias para combatir el masculino genérico y el pensamiento androcéntrico, sorteando formas que aún están en construcción. Este posicionamiento respecto de la comunicación coincide con las políticas públicas que se aplican para erradicar las brechas de género existentes y estar más cerca de la concreción de una sociedad sin desigualdad material y/o simbólica.